Hoy queremos que conozcáis las diferencias entre los cereales integrales y los cereales refinados.

Desde ecoalgrano entendemos que el consumo de cereales integrales es fundamental para tener una dieta equilibrada. En macrobiótica, por ejemplo, un plato debe contener entre un 40%-60% de ellos y en cualquier dieta saludable aconsejan el consumo de cereales: ya sea en grano o copos, y preferiblemente integrales.

Expertos de la universidad de Harvard recomiendan que una cuarta parte de una comida deba estar formada por cereales o sus derivados.

Así que vamos a ver un pequeño resumen de cómo están formado los cereales integrales, y de qué se compone cada parte de ellos, así vamos familiarizándonos un poco más con él y distinguirlo de los cereales no integrales o refinados.

Los granos de los cereales integrales están formados de tres partes (como podéis ver en la ilustración de más abajo): el endospermo, el germen y el salvado. 

Los cereales integrales están formados por :

  • Endospermo: Es la parte más abundante en un grano de cereal, es donde se constituye la reserva a partir de la cual se alimentará la nueva planta hasta que pueda alimentarse por sus propias raíces. Está formado en su mayor parte por hidratos de carbono (como el almidón), una proteínas vegetales y, en bastante menos cantidad, vitamina B y minerales.
  • Salvado: Es la cáscara o “envoltorio” del propio grano. En ella podemos encontrar fibra, antioxidantes, fitonutrientes, magnesio, zinc y vitaminas B.
  • Germen: Es el embrión del grano de donde nacerá la nueva planta, está formado por enzimas, proteínas, ácidos grasos esenciales, minerales, vitaminas, especialmente B y E, y antioxidantes.
cereal

¿Y qué nos aportan los cereales integrales?

Después de ver la composición de los granos de los cereales integrales, podéis observar la cantidad de nutrientes que pueden llegar a tener estos pequeños granos. ¿Os apetece también saber qué nos aporta a nuestro organismo?

¡Vamos a ello!

Los cereales integrales son de 3 a 5 veces más ricos en fibra, sales minerales y vitaminas que los cereales no integrales. 

¿Y esto por qué? porque en el proceso de refinamiento, al grano se le extrae el germen y el salvado, y si nos fijamos en las propiedades que lleva cada parte del grano: ¡se lo quitan casi todo!

La fibra de los cereales combate el estreñimiento y facilita la expulsión de las heces.

Otra característica de los cereales integrales es que tiene efecto saciante, ya que se hincha con los líquidos del cuerpo y llena más el estómago, lo cual a su vez también hace que nos controle el peso. Por otra parte, cabe destacar que mantienen la alcalinidad de nuestro organismo, liberando la acidez, y también disminuyen la glucosa en la sangre, algo perfecto para los diabéticos.

Aquí os dejamos una tabla de los nutrientes, tanto de un grano de arroz blanco como de un grano de arroz integral:

cereales no integrales

¿Qué os ha parecido? ¿Sorprendidos?

Es cierto que el tiempo de cocción del arroz integral es mayor al del arroz blanco, aún así todos debemos ser conscientes de lo que comemos, y a partir de ahí ser consecuentes con lo que elegimos… Pero eso sí, es muy importante estar bien informado.

Podemos ver las grandes diferencias que puede tener un mismo producto antes y después de ser refinado y la cantidad de nutrientes que se pierden en el proceso.

Así que el uno de los mitos que habría que destapar es que los cereales integrales sean para personas que están a dieta o quieran perder peso. Los productos integrales están ahí para todos. Ahora después de haber leído esto ya tenemos los argumentos para decidir qué hacer.

Y nuestra filosofía es, ¡Llenarnos de vida!