Dieta Macrobiótica

La macrobiótica es la compensación de unos alimentos  con otros para ganar en salud, siempre complementando productos opuestos para que la comida nos nutra al 100%, es lo que se conoce como la combinación del Yin y el Yang.

En esta ocasión vamos a presentaros dos recetas macrobióticas una en la que incluiremos el Alga Arame y la otra con Amasake de arroz.

RECETA DE PASTA DE ESPELTA CON BRÓCOLI

recetas dieta macrobiotica

Ingredientes: Aceite Amanprana, pasta de espelta, alga arame,  germen de trigo y brócoli.

El alga arame tiene una tonalidad oscura y viene en forma de hilos, benefician al organismo gracias al hierro y al Calcio que contienen y cuentan con bajo contenido en Sodio por lo que son buenas para las personas con la tensión alta las cuales tienen que tener muy en cuenta como reducir su nivel de sal en todas las comidas.

Hervimos en una tartera pasta de espelta(elegir el tipo de pasta al gusto), hervimos al vapor brócoli,

Durante este proceso que nos llevará entre 15 y 20 minutos dejamos en agua las algas ya que suelen venir deshidratadas y hemos de rehidratarlas.

Una vez esté todo hecho, escurrimos el agua de la pasta, el brócoli y las algas, lo mezclamos en un bol y le añadimos aceite Amanprana, en concreto el Happy Special, añadiéndole al plato un extra de Omega 3, 6 y vitamina E.

Esta receta para dieta macrobiótica  es ideal tanto para momentos de frío como de calor, con un alto valor nutritívo, se sirve directamente a la mesa para que los comensales la tomen como primer o único plato.

receta macrobiotica
RECETA DE CREMA DE AVELLANAS CON AMASAKE DE ARROZ

El amasake de arroz es un endulzante natural, un excelente sustituto del azúcar y los endulzantes que utilizamos en nuestra vida diaria ya que gracias a la fibra que nos aporta y a las proteínas que contiene, es un ingrediente nutritivo al 100%.

Para esta receta necesitamos los siguientes ingredientes: media taza de avellanas tostadas, ¼ de taza de almendras tostadas, 2 cucharadas de aceite de oliva, 3 cucharadas de amasake de arroz, ½ taza de leche de arroz, una pizca de sal.

Pasamos las almendras y avellanas por el mortero añadiéndole gradualmente el resto de los ingredientes de la receta macrobiótica exceptuando la leche de arroz que la templaremos en una tartera a fuego lento.

Una vez este templada, la mezclaremos con el resto de los ingredientes hasta conseguir una textura cremosa. Podemos utilizar la batidora pero es recomendable usar elementos de madera para que los alimentos no se carguen de la energía que emanan los elementos metálicos, una vez que hemos conseguido la textura los servimos para una merienda o aperitivo junto con unas tostadas.  Como parte de la decoración y mejorando su buen sabor podemos espolvorear vainilla por encima, y añadirle unas hojas de menta para que contrasten perfectamente  los dos elementos. Una estupenda y sencilla receta que formará parte de tu dieta macrobiótica y que  puede durar varios días en el frigorífico.

Si quieres ver más recetas ricas y fáciles, mira nuestro apartado de  recetas macrobióticas , recetas fáciles y sencillas que esperamos que os gusten y sobretodo,¡que compartáis vuestra experiéncia!