Una buena alimentación resulta ser fundamental para mantener el organismo en perfecto estado.

Una alimentación consciente es saber elegir a conciencia cada uno de los alimentos que nos llevamos a la boca y el tener una alimentación sana y equilibrada ,resulta ser de vital importancia si queremos mantener en perfecto de equilibrio en nuestro cuerpo.

Mucho mejor aún sería saber cómo le gustaría a nuestro cuerpo ser alimentado, ¿verdad? Hay dos funciones básicas y fundamentales pertenecientes al  nivel físico que son la respiración y la masticación.

Desde el origen de los tiempos la alimentación ha sido un enfoque importantísimo en la salud del hombre. En cambio, no le prestamos la atención y dedicación que se merece.

Si bien existen innumerables culturas que poseen distintos patrones a la hora de plantearse la alimentación, la ingesta de alimentos para el organismo es una práctica universal. Por dicho motivo, es de vital importancia saber cuáles son los puntos fundamentales que debemos tener en cuenta a la hora de tener una alimentación saludable.

Haremos hincapié en la respiración ya que la respiración se desajusta con el estrés, el miedo y la ansiedad, y se regula con la meditación y la relajación. Por lo que también es de vital importancia para una buena digestión y por consiguiente una buena alimentación de nuestro cuerpo.

Alimentación consciente

Debido al tipo de vida tan sintética y artificial que vivimos, producida por el ingenio humano, existe una pérdida de ritmo y coordinación entre nuestra masticación y nuestra respiración, que llega a afectar de manera considerable a nuestra salud.  

En cambio, «no» hay médico que se preocupe de  ver si su paciente  tiene  una buena coordinación entre su respiración y su masticación. Sin embargo es clave importante para evitar muchas enfermedades y dolencias digestivas.

MOMENTO DE REFLEXIÓN

¿Cuántos de nosotros está  viendo la televisión mientras está comiendo? ¿O delante del ordenador?

Nos irritamos y nos alteramos, nos emocionamos, hablamos mientras masticamos,  vemos las noticias, o simplemente nos ponemos a hacer otras cosas en lugar de sentarnos para comer tranquil@s  y conscientemente.

Siempre aprovechamos el momento de la comida para hacer cualquier otra cosa.  Dedicarnos un momento de calma  y relajación en el momento en el que comemos, es de vital importancia para nuestro bienestar.

¿Quieres saber como tener una digestión óptima y saludable?

Vamos a centrarnos en dos procesos vitales para tener una buena digestión, lo que hará que podamos disfrutar de comidas más saludables, hablamos de  la masticación y la respiración.

La masticación en la alimentación.

De lo primero que vamos ha hablar es de la masticación, uno de los puntos fundamentales a la hora de llevar a cabo una alimentación saludable es la masticación.

En la masticación, a medida que introducimos un alimento a la boca lo vamos envolviendo con la saliva, a la vez que moliendo para dejarla en un estado óptimo para que pueda ser ingerido y que nuestro estómago haga su trabajo. Es en este momento de la masticación donde comienza el proceso de digestión de los alimentos, por dicho motivo es de suma importancia que sea realizado de manera tranquila, pero totalmente eficaz. Luego, al tragar los alimentos, pasarán hacia el estómago en donde los alimentos serán degradados por los ácidos que se encuentran en dicho órgano. Es importante señalar que debemos elegir trozos pequeños de alimentos, es decir, cada trozo de alimento consistente que pasa por nuestra garganta abajo,  sin triturar y sin mezclar con nuestra saliva, crea un gran esfuerzo a otros órganos implicados en nuestra digestión. Es importante conocer que masticar la comida entre 15 y 50 veces, (dependiendo de la fuerza de cada uno al masticar ) antes de tragar, resulta ser de suma importancia y nos ayudará a tener una digestión mucho más saludable .

Una buena masticación de los alimentos permite una digestión más placentera y mucho más dinámica.

Alimentación-y-digestión-saludable

Otro de los puntos a tener en cuenta a la hora de alimentarse saludablemente es la temperatura de los alimentos. Es conveniente que los alimentos no estén ni muy fríos, ni demasiado calientes, esto contribuye tanto a la digestión como a la armonía que se establece en nuestro organismo. Asimismo, en cierta manera, las bebidas frías contribuyen en épocas de verano a equilibrar la temperatura del cuerpo que se ve agobiado por las altas temperaturas externas, pero bebidas no frías en exceso y siempre fuera de horas de comida. Una masticación adecuada  es la que tritura los alimentos hasta hacerlos de una consistencia totalmente digerible.

Nutricionalmente hablando y como detalle añadido, nuestros alimentos tendrían que ser integrales para que tengan todos sus nutrientes, y sin lugar a dudas ecológicos, para no introducir más tóxicos a nuestro organismo y también ayudar a nuestro ecosistema.

Posibles consecuencias de una mala digestión

  • Problemas de alergias
  • Mal absorción de nutrientes
  • Asma.
  • Eccema
  • Alergias
  • Síndrome del colon irritable
    alimentación ecológica en ecoalgrano
  • Deficiencia de B12: anemia, dolor periférico de manos y pies
  • Flatulencia después de las comidas, hinchazón en el abdomen.
  • Deficiencia de vitamina A y ácidos grasos esenciales. Fibrosis quística.
  • Fatiga
  • Depresión
  • Dolores de cabeza,
  • Dolor abdominal
  • Gases intestinales
  • Ansiedad
  • Náusea
  • Mal aliento
  • Insomnio
  • Estreñimiento moderado o crónico

La respiración en la alimentación consciente

Muchos os preguntareis, ¿qué tiene que ver la respiración con una alimentación consciente y saludable?.

Lo primero que tenemos que saber es que la respiración determina el funcionamiento del cerebro notablemente, y que el primer alimento que come es el oxígeno, y el segundo alimento es la glucosa que ingerimos.

Una buena respiración lleva una gran cantidad de aire a los pulmones y  ayuda a que nuestro tránsito intestinal trabaje mejor, con el movimiento constante del diafragma,  los órganos abdominales reciben un buen masaje, cosa que beneficia a nuestros intestinos.

En una buena respiración interviene sobre el plexo solar liberando la ansiedad y el “nudo en el estómago” cosa que  estimula el movimiento del corazón y mejora la circulación, impulsa la oxigenación de la sangre y nos descongestiona el hígado.

Una buena respiración favorece la relajación y la concentración, eliminando la tensión muscular de nuestro cuerpo mientras nos alimentamos.

Los beneficios fisiológicos de una buena respiración sobre de nuestro cuerpo también son importantes señalarlos; las células reciben un oxígeno de mejor calidad, los restos tóxicos del organismo se queman mejor, todos los órganos reciben las cantidades necesarias de oxígeno, beneficia la circulación y en especial los órganos vitales como el corazón y el estómago… ¡¡Increíble verdad!!!

¿Como alimentarse y respirar a la vez?

Para comer ,buscaremos un momento y un lugar tranquilo, a poder ser, controla la luz y procura no tener interferencias, nada de televisión, ni móvil, prensa ni revistas que nos molesten.

Para respirar bien mientras comemos, debemos ser conscientes de nuestra respiración.

Te mereces un momento de tranquilidad, paz y bienestar en un momento tan importante como es el momento de la comida. Así que vamos a ello:

  1. Prepárate mentalmente.
  2. Tu postura debe ser relajada, bien sentado con la espalda recta.
  3. Para sentirnos más relajados mientras masticamos y respiramos conscientemente, nos puede ayudar vendarnos los ojos con un pañuelo mientras comemos.
  4. Inspiramos por la nariz relajadamente, y expiramos también por la nariz pausadamente mientras masticamos y emulsionamos la comida con nuestra saliva para lograr tener una digestión ligera.
alimentación-y-respiración


Hay un ejercicio para aprender a respirar correctamente: acostados en el suelo, con las piernas flexionadas, colocar un libro sobre el vientre y otro sobre el pecho.

Inhalar lentamente procurando que el libro del vientre se levante primero y luego el del pecho, llenar los pulmones de aire, aguantar la respiración 2-3 segundos y luego soltar lentamente, bajando primero el vientre y luego el pecho, hasta que todo el aire haya salido.

Una vez que hayamos dominado esta técnica, es aconsejable hacer varias respiraciones profundas durante el día. La diferencia se hará sentir en todo el cuerpo, así como en la claridad mental.

Y es importante también recordar que una buena digestión es el mejor estimulante de las funciones cerebrales que existe. A través del ejercicio físico también podemos activar una buena respiración, aunque hay algunos estiramientos y prácticas (como el Pranayama, en el yoga, que es el dominio de la energía vital a través de la respiración) que ayudan a corregir los malos hábitos respiratorios.

Después de haber visto todo esto, podemos observar que una alimentación sana y equilibrada empieza antes de llevarse el primer bocado a la boca.

Así que como conclusión; en momento de la comida, debemos de  tomamos nuestros minutos de tranquilidad para comer de manera consciente prestando atención a nuestra masticación y respiración, algo simple y sencillo que hará de nuestra alimentación sea más consciente y saludable además de una digestión más eficiente.

Y vosotros, ¿qué otros consejos nos aportáis?