Entrevistamos a Agnès Perez, que imparte consultas y cursos de macrobiótica en Ca l’Agnès (Cubelles-Barcelona)  y en varias ciudades y pueblos de la Península.

Desde 1996, se ha formado en Medicina Oriental y Macrobiótica en Valencia y en Cocina Energética en Barcelona. Es diplomada en Nutrición y Dietética por la UNED, en Shiatsu y en Osteopatía. Profesora certificada por el Ramamani Iyengar Memorial Yoga Institute de Pune (India).

Su principal motivación es la integración de una alimentación sana y equilibrada basada en la macrobiótica, con una práctica regular de yoga como método de evolución espiritual.

agnes perez

Sus blogs, forman parte de  los más visitados en España y Latinoamérica:

http://agnesmacrobiotica.blogspot.com.es/

http://cocinamacrobioticamediterranea.blogspot.com.es/

Con Agnès vamos a hablar detenidamente sobre la alimentación durante la menstruación, ¡apunta bien toda la información que nos ofrece, porque es valiosísima!

¿Qué es la menstruación?

A nivel fisiológico, la menstruación es el sangrado vaginal periódico que se da en las mujeres. Puede darse en mujeres que ovulan, en mujeres que no ovulan, de manera natural o antinatural (inducida por anticonceptivos).

A nivel espiritual es una parte del ciclo femenino en la afloran emociones profundas que la mujer libera  y cierra una etapa para empezar otra nueva. Es la parte “más oscura” de la luz femenina. Esto no implica que sea un momento negativo, sino sólo unos días en los que espontáneamente nos volcamos más hacia nuestro interior para sentir qué hemos de transmutar en nuestras vidas.

Durante todo el ciclo femenino hay una estrecha relación entre la psique de la mujer y el funcionamiento de sus ovarios. Antes de la ovulación estamos extravertidas y animadas, durante la ovulación estamos muy receptivas y después de la ovulación (antes de la menstruación) estamos más introvertidas y reflexivas.

Una vez que empezamos a valorar nuestro ciclo menstrual como parte de nuestro sistema de guía interior, comenzamos a sanar tanto en el aspecto hormonal como en el emocional.

Ignorar los procesos físicos que acompañan nuestra menstruación significa ignorar el mensaje que nuestro cuerpo nos está transmitiendo acerca de nuestras necesidades de descanso, de regular nuestra alimentación, de hacer ejercicio, de crear los cambios en nuestra vida que son beneficiosos para nuestra evolución personal. Ignorar los procesos emocionales y mentales que acompañan la menstruación significa anular parte de nuestra capacidad intuitiva con respecto a lo que estamos necesitando.

Las mujeres somos cíclicas, es nuestra naturaleza, y cada uno de los momentos de nuestro ciclo, bien entendido, hace florecer diferentes capacidades innatas que podemos aprovechar y desarrollar.

¿Están ligadas de alguna manera la alimentación y la menstruación? ¿Qué tipos de alimentos crean desequilibrios provocando una menstruación irregular?

Según la Doctora Christiane Northrup los dolores menstruales o dismenorrea pueden ser debidos a alguna enfermedad en los órganos de la pelvis, desequilibrios hormonales, a creencias relacionadas con la feminidad y/o a una alimentación no adecuada.

Un 60% de las mujeres los padece.

Los alimentos y factores que pueden crear malestar o problemas menstruales son:

  1. Los lácteos blandos, consumo de cafeína en forma de bebidas gaseosas, café o chocolate, consumo de azúcar refinado, fructosa, miel, helados, exceso de grasa, frutas tropicales, zumos industriales.
  2. El exceso de sal, condimentos o alimentos salados tipo snacks, consumo de carne y embutidos, huevos, pescados en lata o ahumados, quesos curados, productos horneados secos (galletas, bastonets, crackers…).
  3. Los bajos niveles de vitaminas del grupo B, C, E y selenio, insuficiencia de calcio, magnesio o hierro.
  4. Poco consumo de cereales integrales y verduras frescas.

¿Qué alimentos tomar en la pre-menstruación y durante la menstruación para conseguir un mejor equilibrio?

La manera en que comemos, pensamos y actuamos durante todo el mes influye directamente en cómo son nuestras menstruaciones. Por ello, se ha de comer adecuadamente siempre.

Escribir sobre bienestar menstrual a través de la nutrición incluye tanto los alimentos adecuados para vivir una regla saludable y sin molestias, como ser conscientes de la influencia de los propios pensamientos y creencias.

Cómo nos sentimos antes y durante la regla dice mucho de nuestra salud, y observarnos es un buen método para auto-valorarla y ser más conscientes, no teniendo que depender siempre de la opinión de terceras personas para que nos digan qué tenemos que hacer con nuestro proceso personal.

La duración equilibrada del ciclo se estima en 27-29 días y los días de sangrado entre tres y cinco.

Si se da un ciclo corto, menstruación larga y sangrado abundante (menos de 27 días): la condición de la mujer está más activa, contraída o tensa, bien debido a situaciones de sobre-exigencia, estrés y sobrecarga o bien debido a la ingesta de un exceso de alimentos contractivos como exceso de sal, condimentos o alimentos salados tipo snacks, consumo de carne y embutidos, pescados en lata o ahumados, quesos curados, productos horneados secos (galletas, bastonets, crackers…).

Si se da un ciclo largo y menstruación corta con sangrado intermitente y poco abundante: Si dura más de 29 días, denota una condición de la mujer más expandida, dispersa o laxa, bien debida a la falta de ejercicio tonificante o bien debida al consumo de alimentos como lácteos blandos, consumo de cafeína en forma de bebidas gaseosas, café o chocolate, consumo de azúcar refinado, fructosa, miel, helados, exceso de grasa, frutas tropicales, zumos industriales.

A nivel general, la alimentación de la mujer ha de ser ligera y nutritiva,  incluir siempre sabores dulces naturales como el de las verduras de raíz, cebollas, calabaza, etc. cocinadas resaltando este sabor, algún postre o tentempié elaborado con fruta cocinada o cereal integral, poca proteína animal y mucha frescura proveniente de verduras de hoja verde.

Diariamente, potencia el consumo de alimentos ecológicos como:

  • una gran variedad de cereales integrales: un buen plato para revitalizar a la mujer es la combinación de arroz integral y castañas. Si hay exceso de tensión, la cebada con verduras escaldadas ayuda a relajar. El mijo es un cereal muy energético y diurético…
  • legumbres y algas: legumbres (principalmente lentejas, soja negra y azukis). Las algas contienen numerosos minerales esenciales (hierro, calcio, fósforo…). El alga arame es considerada el “alga de la mujer”. Un buen plato es la kimpira de zanahoria y bardana con alga arame.
  • verduras:  Los estofados de raíces (zanahoria y chirivías, por ejemplo, ayudan a nutrir y calentar los órganos del bajo vientre, a enraizar). Las ensaladas de verduras de hoja verde escaldada o al vapor relajan, refrescan y aportan calcio y magnesio al organismo. También se pueden comer crudas si se digieren bien, en primavera-verano…
  • sopas: Una buena sopa para depurar excesos de grasa en el aparato reproductor femenino es la sopa de miso con alga wakame, setas shiitake y nabo. Si estás tensa y necesitas confort, la crema de calabaza con cebolla te nutrirá y relajará.

En cantidades moderadas, toma:

  • pescado y otros productos del mar
  • frutas de temporada y frutos secos. Puedes tomar a diario semillas de sésamo.
  • postres naturales y sin azúcar.
  • aceite virgen extra: principalmente de sésamo y de oliva, de primera presión en frío.
  • pickles: antes y después de cada comida, para ayudar a las digestiones.

¿Qué cosas tenemos que tener en cuenta a la hora de alimentarnos dependiendo de nuestra edad?

Más que en función de la edad, deberíamos alimentarnos según nuestro estado físico, mental y energético.

Aunque coincidan en edad, cada persona es diferente y debería de adaptar su alimentación a sus características y objetivos personales, a su actividad, clima exterior e interior.

Yo no creo en las “dietas estándar”, aunque sí apuesto por una educación en nutrición adecuada. Prefiero la auto-escucha que lleva a elegir sabiamente los alimentos según las necesidades personales.

Los cambios de humor, antojos, ansiedad, falta de energía o cualquier otro síntoma que muchas pasamos durante este período, ¿a qué son debidos? ¿Podemos llegar a controlarlos de algún modo?

Tal y como ya he comentado anteriormente, las causas de los desequilibrios pueden ser orgánicas, hormonales, emocionales o provenir de una alimentación inadecuada que no se adapta a las necesidades personales.

¿Cómo adaptar la dieta a tus necesidades personales?

Observando tu ciclo menstrual:

Durante la pre-menstruación: observa tus emociones durante todo el ciclo y  particularmente, una semana antes de menstruar.

¿Cómo te sientes?  ¿Cuáles son tus sueños? ¿Qué quieres dejar partir y qué quieres sembrar para que  germine en tu próximo ciclo?

Distingue entre lo que deseas y lo que necesitas

Durante la menstruación, nutre tus necesidades personales a todos los niveles. Aumenta el aporte de hierro y vitamina C. Descansa.

Los altibajos del ciclo (que cada vez son menos altos y menos bajos a medida que nos vamos cuidando) se pueden vivir positivamente observando cómo se manifiestan, distinguiendo si su origen es físico, fisiológico o emocional, aceptándolos y recurriendo a alimentación saludable, fitoterapia, ejercicio, yoga, etc.

Si queremos abordar la parte física; a diferentes terapias o meditación si queremos trabajar la mente-emociones.  En mi opinión, todas las situaciones vitales vienen para que efectuemos un trabajo interior de cambio y auto-superación.

Reconociendo esto y sabiendo que cada circunstancia nos ayuda a evolucionar, vivimos nuestros desequilibrios o desajustes desde el positivismo y la fuerza interior y no desde el sufrimiento o la preocupación.

Creo que muchos de los problemas que actualmente tenemos en la alimentación son culpa de malos hábitos alimenticios que hemos ido adquiriendo, si pudieras tener el poder de cambiar algunos, ¿cuáles serían?

En primer lugar prescindir de “alimentos” con aditivos, pesticidas o precocinados y cambiarlos por alimentos ecológicos,  integrales, frescos, y de proximidad. Esto incluye dejar de consumir azúcar o cualquier comestible industrial y refinado y proteína animal alimentada con piensos procedentes de OMG (transgénicos). Personalmente considero que tomar carne no es necesario.

¿Dónde podemos encontrarte?

 Ca l’Agnès está en Cubelles, un tranquilo y bonito pueblo costero a 50 minutos Barcelona y a 40 de Tarragona, con buenos accesos en tren y por carretera. ¡Os espero allí!

También podéis contactar conmigo escribiéndome a agnesmacrobiotica@gmail.com o llamando al  615 99 25 04